viernes, 22 de septiembre de 2017

LANZAPIEDRAS DE TORBELLINO.



Entre la variopinta maquinaria de asedio china medieval el lanzapiedras de torbellino era una de las más utilizadas. Las piezas de contrapeso basaban su funcionamiento en un sistema de balancín con una estructura vertical y una viga pivotante horizontal. En uno de los extremos se sitúa una honda y en el otro una serie de cuerdas desde la que se ejerce la fuerza necesaria para lanzarla.

Los ingenieros chinos construyeron lanzapiedras de varios tamaños. Los más pequeños podían ser manejados por un sólo hombre, aunque los tipos más movidos eran movidos por cuadrillas de entre veinte y cien artilleros.


jueves, 21 de septiembre de 2017

FU HAO



Mujeres al poder. Fu Hao fue la esposa favorita del rey shang, Wu Ding. Lo mismo dirigía un ejército, propiciaba placer a su emperador, se ponía al frente del culto religioso o encabezaba una embajada. Cuentan los libros de historia que Fu Hao fue uno de los generales más reputados del ejército y dirigió con éxito expediciones militares contra los levantiscos pueblos del norte.  

miércoles, 20 de septiembre de 2017

GUANAHANÍ.



Cae de rodillas, llora, besa el suelo. Avanza, tambaleándose porque lleva más de un mes durmiendo poco o nada, y a golpes de espada derriba unos ramajes.

Después, alza el estandarte. Hincado, ojos al cielo, pronuncia tres veces los nombres de Isabel y Fernando. A su lado, el escribano Rodrigo de Escobedo, hombre de letra lenta, levanta el acta.

Todo pertenece, desde hoy, a esos reyes lejanos: el mar de corales, las arenas, las rocas verdísimas de musgo, los bosques, los papagayos y estos hombres de piel de laurel que no conocen todavía la ropa, la culpa ni el dinero y que contemplan, aturdidos, la escena.

Luis de Torres traduce al hebreo las preguntas de Cristóbal Colón:

—¿Conocéis vosotros el Reino del Gran Kahn? ¿De dónde viene el oro que lleváis colgado de las narices y las orejas?

Los hombres desnudos lo miran, boquiabiertos, y el intérprete prueba suerte con el idioma caldeo, que algo conoce:

—¿Oro? ¿Templos? ¿Palacios? ¿Rey de reyes? ¿Oro?

Y luego intenta la lengua arábiga, lo poco que sabe:

—¿Japón? ¿China? ¿Oro?

El intérprete se disculpa ante Colón en la lengua de Castilla.

Colón maldice en genovés, y arroja al suelo sus cartas credenciales, escritas en latín y dirigidas al Gran Kahn. Los hombres desnudos asisten a la cólera del forastero de pelo rojo y piel cruda, que viste capa de terciopelo y ropas de mucho lucimiento.

Pronto se correrá la voz por las islas:

—¡Vengan a ver a los hombres que llegaron del cielo! ¡Tráiganles de comer y de beber!

Eduardo Galeano.
Memoria del Fuego. Los Nacimientos. 

martes, 19 de septiembre de 2017

ELPIDIO RUSTICO.



Elpidio Rustico – o Rusticus Helpidius en versión latinizada – fue un eminente médico italiano que vivió en el siglo VI y trabajó en la corte del rey ostrogodo Teodorico el Grande. Vivió en Arlés, fue diácono en Lyon, además de cultivado poeta (aunque solo nos legó dos pequeñas obritas).

lunes, 18 de septiembre de 2017

MUY LEAL Y Y VALEROSA VILLA DE OÑA.



La villa condal de Oña, circunscrita a la ruta “Raíces de Castilla”·, situada en las Merindades, es un pedacito de la historia del origen mismo de “las Españas” (así, en plural). Enclavada a orillas del río Oca, un ave, que para los egipcios era símbolo del renacer solar diario.


Una pequeña ciudad medieval con un envoltorio funcional y algo destartalado. El nombre del río, Oca, trae consigo vientos míticos de Templarios y Juego de la Oca. No, imposible, Oña ya era Oña mucho antes que el temple fuese siquiera proyecto.


El arco de las estrella es uno de los tres accesos que poseía la ciudad en la Edad Media. La calle que arranca junto al arco lleva a la antigua judería. 


Una plaza del ayuntamiento irregular, con aires de otra época. Templos, torres y fachadas barrocas. Todo concentrando en unos pocos metros de casco urbano.



Cerca del ayuntamiento se eleva la torre gótica de San Juan, un mirador desde el que tomar perspectiva. Sede del museo de la resina, una actividad tradicional en Oña y la comarca.


Tan tradicional, que en el escudo de armas aparece la hoja del pino de donde se extrae esta sustancia. A partir de la resina se obtenían productos como la pez (o brea).


Un río de reminiscencias míticas, hermano pequeño del majestuoso Ebro modeló el espectacular desfiladero donde emergió Oña rodeada de bosques de pinos, una pequeña población que subsistió durante siglos gracias a la existencia del monasterio e iglesia abacial de San Salvador. Un pedazo de la historia de España se escribió aquí.


Rocas, pinares, saltos de agua, cañones, cascadas, algunas rapaces y un manto perenne de hojarasca otoñal conforman el marco natural. Medrar en estas tierras es cuestión de echarle agallas a la vida. Durante generaciones hombres y mujeres pelearon por cada palmo de suelo, por cada haz de leña y por cada miga de pan. Un entorno tan duro como hermoso. Una mañana invernal, con apenas un par de grados sobre cero y una espesa niebla, paseando por sus viejas calles, sentí en mi piel el sufrimiento de sus vecinos por mantener vivo este lugar.




domingo, 17 de septiembre de 2017

HORRANE, EL MONO LEOPARDO.



En un futuro, algunos simios africano, especialmente aquellos que poseen afilados colmillos en sus mandíbulas, habrán bajado de los árboles y dejarán de temer a sus tradicionales depredadores (especialmente los felinos). Horrane son guepardos simios, veloces, letales y dotados para el camuflaje. Su hábitat serán las praderas tropicales africanas.



El imaginativo paleontólogo escocés Dougal Dixón lleva décadas estudiando las posibles formas de vida animal que poblarán el planeta en el futuro. En su libro “Después del hombre; Una zoología del futuro” (1981), describe a Horrane y a otras curiosas criaturas.  

sábado, 16 de septiembre de 2017

BIGERRIONES




Un pueblo de la Aquitania antigua que habitaba en Novempopulania, un territorio llamado posteriormente Bigorre. El general romano Julio César los cita al referirse al triunfo obtenido en el año 38 a.C. Por P. Licinio Craso sobre el conjunto de los pueblos aquitanos. (Comentarios, III, 27,1)

viernes, 15 de septiembre de 2017

MORGANA LE FAY.



Morgana Le Fay, la media hermana del rey Arturo, era una mujer oscura, atractiva y apasionada, llena de crueldad y ambición. En un convento estudió nigromancia y aprendió a dominar la magia sombría y destructiva que es arma de los envidiosos. Se complacía en doblegar a los hombres y someterlos a su voluntad mediante la belleza y el encantamiento, y cuando fallaban estos recursos, apelaba a otras artes más negras como la traición y el asesinato. Era su deleite instigar a los hombres contra los hombres forjando con sus propias debilidades armas para fortalecerlos. Siendo mujer de Sir Uryens, hizo promesas a Sir Accolon de Galia, y tanto lo confundió con sueños y encantamientos que adormeció su voluntad y destruyó su honra, convirtiéndolo en instrumento de todos sus deseos. Pues Morgana aborrecía a su hermano Arturo, aborrecía su nobleza y sentía celos de su corona. Morgana le Fay planeó el asesinato de su hermano con intrincada minuciosidad. Le daría la corona a Uryens pero conservaría el poder para sí misma, y el aturdido Accolon había de ser su arma mortífera.
Mediante sus artes, Morgana la bruja fabricó una espada con su vaina, exactamente igual a Excalibur por el aspecto, y en secreto la sustituyó por la espada de Arturo. Luego sedujo a Accolon con promesas, anuló su conciencia exaltando sus apetitos carnales y lo instruyó sobre la parte que a él le tocaba. El asintió a todo, creyendo atisbar el amor en esos ojos que en verdad destellaban de triunfo, pues Morgana le Fay no amaba a nadie. Su pasión era el odio y su placer la destrucción.
Los Hechos Del Rey Arturo
Y Sus Nobles Caballeros.
John Steinbeck.


jueves, 14 de septiembre de 2017

CANDELABROS DE LEBRIJA.



Un conjunto de seis candelabros del periodo orientalizante (siglos VIII – VII a.C.), vinculados con la mítica civilización tartésica. Se trata de piezas anicónicas (sin imagen definida) que representan a una divinidad de origen fenicio cuyo símbolo sería un árbol.



Fueron fabricados por artesanos indígenas utilizando oro, mediante la técnica de la cera perdida combinada con la del torno. En la actualidad pueden verse en el Museo Arqueológico Nacional. 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

EL CAMPUS STELLAE EN LA PREHISTORIA.



El origen de la ruta jacobea hay que buscarlo en la lejana prehistoria, el Campus Stellae ha sido siempre un eterno (e interminable) sendero de peregrinación y movimiento de gentes. Las gentes de Europa, como los celtas, trajeron sus ideas, su cultura y su forma de ver la vida a estas tierras gallegas. Tengo un poco de intelectual, algo de gnóstico y bastante de hereje. Y he me aquí caminando, siguiendo flechas amarillas y conchas, rumbo a Santiago.

martes, 12 de septiembre de 2017

SAN PAIO.


En esta pequeña capilla a pocos kilómetros del mítico Monte do Gozo se conservan reliquias de un montón de gente.



Una de sus paredes aparece ornada con una visión del infierno; “llamas alimentándose de cuerpos condenados”. 


lunes, 11 de septiembre de 2017

VÍSPERAS.



Y mañana llegaremos a Santiago después de dura marcha cargados de ilusiones, como cada uno de los viajes en que nos embarcamos. Cuando descendamos desde O Gozo atracaremos en nuestro puerto, habremos hallado otro Santo Grial Vital. Siglos de huellas nos han precedido y otras tantas llegarán detrás. Un ritual tan antiguo como el mismo hombre, seguir la senda de los que vivieron (y pasaron) antes que nosotros. Pero la llegada a Compostela no es un final, simplemente una etapa más en el irrepetible Camino Vital. Y esta vez lo recorrí junto a ella, inseparable compañera de la vida.  

domingo, 10 de septiembre de 2017

BOENTE.



Mientras avanzamos por bosques y bosquecillos, el viento trae un encantador olor a higuera, ese árbol que inunda la atmósfera estival. De repente se alza ante nosotros la parroquia de Santiago de Boente, que sorprende por la belleza de todo el entorno.  


sábado, 9 de septiembre de 2017

FURELOS




Un lejano puente de piedra nos lleva a Furelos, para pasar rápidamente a Melide. Furelos es una aldea de remoto origen.



El puente, de origen medieval, cruza el río Furelos y está considerado uno de los principales hitos de la arquitectura civil de todo el camino. 

viernes, 8 de septiembre de 2017

SANTA MARÍA DO LEBOREIRO.



Una pequeña iglesia del siglo XV, por dentro, de las más bonitas del camino. También encontramos un puente del siglo XII.



Gótica con recuerdos románicos.


jueves, 7 de septiembre de 2017

O PORTO DO BOIS



Antes de abandonar la provincia de Lugo, entre San Xiao y Campanilla se encuentra O Porto de Bois, un lugar donde tuvo ocasión una batalla entre Enrique II Trastámara y Fernando de Castro, conde de Lemos, y que era partidario de Pedro I, que fue derrotado y se llevó a su tumba “toda la lealtad de España”.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

LESTEDO.



Donde los difuntos te saludan al pasar. Junto a la carretera. Seguimos caminando y castigando las piernas, y aunque no se visualice, sentimos que el alma (y necesitamos sentir en el cuerpo) la proximidad de Palas de Rei.  

martes, 5 de septiembre de 2017

DON QUIJOTE PEREGRINO.



Y encontramos a Don Quijote y Sancho Panza (en Hospital da Cruz), que muy bien podían estar andando su camino. El ingenioso hidalgo caballero de la Triste Figura, fue un caminante más, atravesando los solitarios páramos manchegos. Y tanto anduvo que llegó a Galicia.

lunes, 4 de septiembre de 2017

¿QUÉ SE OCULTA EN SAN XIL?



¿Qué? o ¿quién? se oculta en San Xil. Las flechas amarillas que señalan el camino a seguir, y te llevan a cada iglesia que jalona la Ruta Xacobea, se saltan la Iglesia de San Xil. Situada al fondo el pueblo (aldea más bien), en el punto más alejado de la senda y junto al camposanto. La casa junto a la iglesia es vigilada durante las horas de luz, por un enorme pastor alemán, que ni siquiera me deja acercarme a la iglesia ¿morada de una xuxona? ¿escondrijo de un vampiro? La magia y la imaginación reverberan en estos húmedos bosques.

domingo, 3 de septiembre de 2017

EL ESCUDO DE PEDRAFITA.



Las dos conchas y el cáliz, recipiente sagrado, forman, coronados, el escudo del municipio de Pedrafita. El camino de Santiago ya es plenamente gallego, dejamos atrás a los templarios de El Bierzo y nos adentramos en tierra de Druidas. El cáliz es símbolo femenino, origen de la vida y de la pasión, recoge la sangre. La concha también representa a la mujer.


“El otro símbolo exclusivo del culto jacobeo es la concha. Sexual y mágica era la concha. Eliade la entiende en relación con la luna y, por supuesto, con la mujer. Lo mismo hace Botticelli en el más famoso de sus cuadros” (Dragó).  

sábado, 2 de septiembre de 2017

LA PENÍNSULA IBÉRICA, ENCRUCIJADA



La situación y la posición del solar ibérico se conjugan para convertir nuestra Península en un lugar de encuentro de las más variadas influencias, en una verdadera encrucijada de hechos geográficos. En el clima y en la vegetación espontánea aparecen con claridad estas características, dentro del grupo de aspectos puramente naturales. Pero también para lo humano las tierras ibéricas son lugar de encuentrol, como plataforma de paso y, con frecuencia, de asentamiento de pueblos y culturas del más diverso origen. Hechos, todos, que la concreta configuración del territorio ayudará a materializar en cada caso, prestándole sus definitivas características.

Una encrucijada de hechos físicos.
El clima de la Península se puede concebir como una lucha casi continual entre las influencias atlánticas y mediterráneas; expresado de otro modo, entre el influjo de las depresiones y vientos húmedos que proceden del Océano y de la tendencia a la estabilidad característica del Mar interior, en particular durante determinados períodos del año. La primera influencia significa, como tendremos ocasión de precisar más adelante, una mayor pluviosidad y una más acusada inestabilidad atmosférica, en una palabra, constituye la verdadera promotora de la sucesión de tiempos meteorológicos. Todo lo contrario, con su tendencia hacia la sequía, viene representado por la segunda. En conjunto, y expresado en cifras medias, la ventaja, en buena parte de la Península, es para las influencias mediterráneas: incluso, en cuanto al régimen climático, el influjo del Este y del Sur es periódicamente casi total - con un tiempo seco, cálido y estable -, en concreto a lo largo del período estival. Pero a pesar de ello vale la pena subrayar, desde este momento, la importancia que en determinadas áreas y en ciertos momentos podrá tener la influencia atlántica.  

Una encrucijada de hechos humanos.
En el aspecto humano los hechos se repiten de una forma parecida, claro está, un mayor dinamismo. Por todos lados y por todos los caminos, las más diversas influencias y los más variados pueblos han irrumpido en la Península. 

¿Puente o bastión?.
Llegados a este punto cabe reflexionar, aunque sea brevemente, sobre el paradójico papel que la Península puede jugar en la Historia. La situación y la posición, entre dos mares y entre dos continentes, favorecen indudablemente las más variadas relaciones. La existencia de un complejo haz de influencias que del solar ibérico parte o hacia él confluyen, le convierten en una verdadera encrucijada. En ocasiones la penetración es tan profunda que llega a rebasar la Península toda: la invasión musulmana, desde el Sur, llega más allá del Pirineo; el proceso de la Reconquista, desde el Norte, puede concebirse como un movimiento de réplica que, una vez alcanzadas las costas meridionales, pretenderá ocupar el borde litoral de enfrente. La Península entonces aparece como un verdadero puente intercontinental, relativamente fácil de atravesar, como un enorme y ancho arco al que, en definitiva, sólo le falta una insignificante dovela, la que corresponde al estrecho de Gibraltar.

Otras veces, en cambio, parece como si las dificultades de penetración se acrecentasen. En este caso, las influecias son poco profundas, quedan limitadas a las cercanías del litoral o de las puertas del Istmo o del Estrecho. Unida a su posición marginal, la configuración del relieve ibérico, tan singular, aparece entonces en el primer plano. La Meseta, sobre todo, muestra en este caso su recia personalidad: surge como un mundo en sí mismo, un robusto y elevado castillo central, una mole casi inexpugnable. Incluso todo el solar hispánico puede llegar a convertirse en una especie de bastión de difícil penetración. Es en este sentido que Teobaldo Fischer hablaba del "aislamiento peninsular", en oposición a lo que pueda ocurrir en otras tierras mediterráneas europeas. Pero conviene no tomarlo como una constante, sino más bien como una fase de vivo contraste en comparación con las de amplia apertura.

Intentemos concretar: ¿la Península ibérica es un fácil puente o un bastión inexpugnable'. La adecuada respuesta, está bien claro, no puede deducirse de una simple reflexión sobre los rasgos físicos expuestos. La posición del solar ibérico más bien tiende a lo primero, la configuración interna favorece a lo segundo. El estudio de los hechos humanos mostrarás la existencia de encontradas respuestas, que no pueden reducirse a un sencillo esquema. Incluso el análisis de cada unidad de relieve o de cada posible puerta de penetración nos ofrecerá paradójicos resultados. El estrecho de Gibraltar, por ejemplo, que puede presentarse como un paso fácil, es a veces rígida frontera, para perfilarse, en otras ocasiones, el intento de ser el eje de un estado encabalgado sobre el mar. En el Pirineo ocurre lo mismo, en una serie de posibilidades que, en un momento u otro, han tenido su vigencia: linde absolutamente cerrado unas veces, para ser más adelante simple tamiz de pueblos e influencias o para acabar mostrándose, en otras ocasiones, como un vivo eje de relaciones.
Juan Vilá Valentí

viernes, 1 de septiembre de 2017

PEKÍN, CAPITAL IMPERIAL.



Pekín geográficamente está situada en la periferia (al norte) de la antigua civilización china. De hecho, la actual capital, surge como baluarte de los pueblos extranjeros que ocuparon el país entre los siglos X y XII (más o menos nuestra Edad Media). La dinastía Liao de los Kitan (907 – 1125) estableció aquí su capital meridional, una de las cinco que tenía el reino (como en la Europa feudal, una corte itinerante). Los miembros de la casa Jin, otra dinastía bárbara, intentó imitar el proyecto urbanístico de la capital de los Song septentrionales, Kaifeng.



Los mongoles conquistaron el norte de China y arrasaron Pekín. Cinco décadas más tarde Kublai Khan reconstruyó con esmero la ciudad para convertirla en su flamante capital (desde este momento ha sido capital prácticamente de modo continuo hasta el día de hoy). En este tiempo la Pax Mongólica era una realidad y a la suntuosa corte del Gran Kan llegó el intrépido mercader veneciano (¿tal vez croata?) Marco Polo.



Marco Polo llamó Cambaluc (para los mongoles Dadu) a la capital que estaba construyendo el Kan, más o menos en el centro de la actual Beijing. El inquieto mercader escribió lo siguiente sobre Cambaluc: Hay una multitud de casas entre el centro, la villa y los arrabales de esta ciudad; hay tantos arrabales como puertas, y en éstos vive tanta gente como en la ciudad. En ellos se hospedan los mercaderes que vienen a sus negocios, y acuden en gran número a causa del Gran Khan, que hace que la ciudad sea un espléndido mercado. Los palacios en los arrabales y en la ciudad son también muy hermosos, pero no llegan al del Gran Khan. En la ciudad no se entierra a ningún hombre. Y a los idólatras los van a incinerar más allá de los arrabales; allí también dan enterramiento a los demás muertos. En el recinto de la ciudad no puede vivir ninguna pecadora o mujer de malas costumbres; son las damas del gran mundo quienes sirven a los hombres por dinero, y aun éstas viven en los arrabales. Eso sí, allí las hallaréis en gran número: hay 20.000 cortesanas que mercan sus favores. Y son muy necesarias por el tráfico inmenso de la ciudad. Podréis daros cuenta de la cantidad de gente que reside en Cambaluc y pasa por ella, por el número crecido de sus meretrices. En Cambaluc se mercan los objetos más raros y de más valor. Primeramente, de las Indias vienen cargamentos de alhaites, piedras preciosas, perlas finas, joyas y preseas; son traídas a esta ciudad. De la provincia de Catai y de los demás reinos afluyen todas las mercaderías. Naturalmente que esto sucede por la gran cantidad de compradores y de gente allí reunida en la corte del Gran Khan, por los huéspedes ilustres, las damas, sus barones y dignatarios y por lo que compra el gran señor. Cada día entran más de 1.000 carretas de sederías o de ingredientes para fabricarlas, porque en Cambaluc se teje el paño de oro, las bayetas de seda, los grodetures y tafetanes. En los alrededores de la ciudad hay otras pequeñas villas que viven todas de lo que compra la capital.



Los soberanos Ming, en especial del emperador Yongle, embellecieron la ciudad y reforzaron su papel de capital del Reino.



Entre la bruma y la contaminación, el cielo pekinés aparece siempre cubierto por una densa nube que provoca en la ciudad un aspecto plomizo. Los rascacielos esconden sus vergüenzas detrás de este telón gaseoso.


La Plaza Tianamen, o Plaza de la Paz Perpetua, es el epicentro neurálgico de Pekín.




El mastodóntico mausoleo de Mao Tse Tung.


El monumento a los héroes del pueblo se alza en el centro de la inmensa plaza. 


China enfrentada a sí misma; un socialismo que nadie se cree y un capitalismo agresivo. Enorme, descomunal, gigantesca. Frente a frente, Ciudad Prohibida y Mausoleo de Mao, tercer fundador de China tras Huang Ti y el doctor Sun Yan Set.


La ciudad prohibida, una ciudad dentro de la ciudad, era un inmenso conjunto palaciego donde transcurría la vida del emperador, acompañado de su familia, su corte, las concubinas y los numerosos funcionarios. Durante siglos ningún ciudadano pekinés pudo entrar aquí.


Fosos, torres y murallas separaban a los emperadores (y su corte) del molesto populacho


El pueblo chino derrocó al imperio de los dos milenios. Nacionalistas y comunistas expulsaron a los japoneses de su territorio patrio y tras el final de la Segunda Guerra Mundial se enfrentaron en una cruenta guerra civil. En 1949 nace la República Popular China. La Ciudad Prohibida, residencia y símbolo de los emperadores, sin embargo, sigue intacta. Eso sí, bendecida por el propio Mao Tse Tung.



Hutongs es el nombre que reciben los tradicionales barrios del centro histórico de la ciudad.


Junto al lago Houhai se encuentra uno de esos Hutongs alrededor de la pintoresca Yandai, la calle de los fumadores. 


La torre de la campana anunciaba la llegada de un nuevo día, y por tanto, del comienzo de la jornada laboral.



La torre del tambor señalaba el toque de queda al caer la noche. Inmediatamente después se cerraban las puertas de la ciudad.


Una mañana cualquiera en Pekín: contaminación, tráfico y gente, mucha gente por todos lados.


Los soberanos chinos mandaron construir el palacio de verano donde poder relajarse y alejarse de los mundanos asuntos de palacio. Esta residencia se sitúa al noroeste de Pekín.


Si los Borbones levantaron Versalles, los orgullosos emperadores Ming no se iban a quedar atrás y se regalaron un maravilloso lugar de recreo y descanso alrededor del plácido lago de Kunming, el Palacio de Verano.



El emperador Yongle, que también construyó la Ciudad Prohibida, levantó el templo del Cielo, el espacio religioso más destacado, visitado y mejor conservado de Pekín.



Al final nos hemos acostumbrado a llamarla Beijing, aunque en el fondo, siempre me resultará más bonito Pekín. Me ha sorprendido (gratamente) su modernidad y organización. Una metrópoli inmensa que se ha abierto a codazos un lugar entre las capitales mundiales más influyentes, en los ámbitos económico, diplomático y militar. Y en el futuro tendrá mucho que decir.


Beijing nocturno, nada que ver con un paraíso socialista, aquí están en venta hasta las siglas del partido.


La noche depara muchas sorpresas y abre sus puertas el mercado de lo exótico, donde se pueden degustar manjares como larvas de insecto, fetos de pájaros, estrellas de mar o los crujientes y sabrosos escorpiones fritos. Toda una experiencia.



Veinte millones de habitantes y varios siglos de historia. Bicicletas (con y sin motor), triciclos viejos que te llevan y te traen por las callejuelas del casco histórico. Pequeños bazares y tiendas de barrio donde puedes comprar (y regatear) casi cualquier cosa. Pekín es una ciudad mastodóntica, moderna, pero nada cosmopolita. No es habitual encontrar extranjeros, salvo los eventuales turistas y algunos hombres de negocio. Y ese es uno de sus grandes atractivos.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...