miércoles, 9 de septiembre de 2015

PATRASCU CEL BUN



En una época de crímenes y traiciones, ambiciones desmedidas y coronas teñidas de sangre, el voivoda de Valaquia, Patrascu, cuyo busto acompaña a otros gobernantes en Tirgoviste, antigua capital del principado, fue conocido como el Bueno (cel Bun). El motivo del apodo, no haber participado en ningún crimen político, ni mandado a asesinar a ningún boyardo. Es cierto que su actitud tolerante hacia la Reforma le procuró una buena dosis de propaganda positiva entre los protestantes. 

Patrascu, miembro de la dinastía draculesti, gobernó entre 1554 y 1557, y su reinado se caracterizó por la Paz. No obstante murió en circunstancias no aclaradas en Bucarest, posiblemente envenedado por orden del sultán otomano, ya que el valaco sentía simpatía hacia los Habsburgo. Fue enterrado en el monasterio de Dealu, en una colina sobre Tirgoviste.


Para algunos historiadores, Miguel el Valiente, el unificador de los rumanos, fue hijo ilegítimo de Patrascu, un Patrascu, que atendiendo a su actitud en el gobierno, fue la excepción que confirma la regla.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...